Estimados Estudiantes:

Quiero saludarles en el inicio de un nuevo año escolar y desearles lo mejor. Mis primeras palabras son de especial agradecimiento a Dios por este momento y por permitir que cada uno de ustedes sea desde ahora parte de nuestra comunidad y de nuestra familia pilarina. Reciban un especial saludo los Primeros Medios, que a partir de este año se incorporan a nuestro Liceo e inician un largo caminar por estas aulas.

Este nuevo caminar de todos ustedes. Iniciamos con algunas novedades: asumí el cargo de Director y la Hermana María viajó a Ecuador en que sus dones personales y profesionales son muy necesarios; en el cargo de Jefe de UTP asumió Don Carlos Velásquez, a quien deseo que cumpla una exitosa labor. La comunidad educativa de profesores, paradocentes, administrativos y auxiliares, formamos un buen equipo de trabajo, dispuesto a ayudarlos y lograr que sean mejores estudiantes y personas.

El año 2013 fue especial para el Liceo; sucedieron hechos muy importantes; algunos muy impactantes como la partida hacia la casa del Padre Celestial de nuestro colega Enrique Molina y de la alumna Nataly Vidal. El colegio cumplió 60 años en que ha formado a muchas generaciones de jóvenes de nuestra isla y de la región. Un grupo de sus compañeros viajó a Brasil con motivo de la visita del Santo Padre a ese país.

El Papa Francisco cuando se dirige a la juventud nos dice con palabras muy precisas: Invito a los jóvenes a apostar por los grandes ideales y a no tener miedo de soñar cosas grandes. Es el momento para construir, entre todos, una comunidad escolar en que predomine un ambiente de trabajo escolar, de entendimiento de sana alegría, de tranquilidad, de esperanza, de mucha Fe. La pregunta es: ¿Cómo lo podemos lograr?. Muy sencillo.

Es necesario que cada uno de nosotros y de ustedes en particular, en el día a día, realicemos pequeños gestos y actividades como: saludarnos cada mañana con una sonrisa, ceder el paso cuando es pertinente, tener mucha paciencia, ayudar a nuestros compañeros más pequeños, escucharnos, respetarnos, dialogar de manera directa para solucionar los conflictos, ser transparentes y sinceros, mantener el buen humor, aún en las dificultades y momentos tristes.

Pero este caminar es mucho más completo si le agregamos sus buenos desafíos. Nuevamente cito las palabras del Papa Francisco cuando dice: «salir de nosotros mismos para ir a la periferia al encuentro de los más alejados, los olvidados y quienes necesitan comprensión, consuelo y ayuda«.

Y a ustedes estimados papas, el Liceo es un lugar de encuentro, los necesitamos para que acompañen a sus hijos en esta formación integral. Cuando concurran al Liceo, queremos su buena disposición para el dialogar, para buscar caminos de entendimiento. Tengan la certeza que el Liceo dispone de los mecanismos para escucharles y para dialogar. Ustedes desean lo mejor para sus hijos, nosotros también queremos que nuestros alumnos, no solo sean buenos estudiantes, sino que sean buenas personas que contribuyan a crear una mejor sociedad y un mejor Chiloé.

Finalmente como Director es mi deseo que al amanecer de cada día, piensen y sientan la alegría de concurrir al Liceo El Pilar, que se identifiquen con su colegio, y se sientan orgullosos de pertenecer a la familia pilarina.

Un saludo especial a todos.

Juan Alberto Ruiz Navarro

Director.